We must bring our own light to the darkness

2014_ValeriaGG

 

as the lonely
telephone
anybody
anywhere

Casi terminando enero de año recién estrenado, vengo a dejar aquí mis gracias por el 2014. Un poco por que no quería dejarlo ir y otro poco porque  siempre reacciono más lento que el mundo, pero ahora, en lugar de sentirme mal por eso, pienso que seguro  (ojalá) soy una late bloomer en todos los aspectos de mi vida y que eso está bien, al menos por hoy (primer challenge  del 2015 desbloqueado, aunque sea por un instante).

2014 llegó con todas sus fuerzas y embates cuando ni siquiera terminaba enero. Conocí el verdadero dolor físico ( o al menos lo que sentí me hizo pensar, que nada, nunca antes, había sido dolor, hasta ese momento) y aprendí a asirme con todas mis fuerzas a algo, para no extraviarme.  Ese algo fue un par de lápices No.2 y un bicolor de esos que usaba en la primaria. Dibujé y escribí hasta que me sentí cuerda de nuevo. Y la serenidad que da el sentirse de vuelta, a cargo de tu cuerpo y tus pensamientos, sin las deformidades del dolor o enfermedad, es una de las más puras y más difíciles de describir.

También si siquiera terminar enero, la Negra, que había llegado justo un año antes, se nos fue. Y la despedimos con todo el amor y  la valentía que logramos reunir, para honrar así su existencia con nosotros; que estuvo llena de desparpajo, felicidad y fortaleza.  Y aunque todavía, el nudo en la garganta permanece, he aprendido a tragar saliva y disolverlo mejor.

En el segundo tiempo de 2014, tuve la fortuna de conocer nuevos cielos. Pude probar el helado de vainilla más rico de mi vida en Roma, sentirme abrumada  y confundida y con ganas de cantar y de quedarme ahí por  siempre o irme a vivir a un bosque, todo-al-mismo-tiempo en una iglesia de Barcelona, gritar de incredulidad en un museo de Madrid, cuando descubrí el azul Klein y comprobé que era igual de tremendo e increíble como me lo imaginaba y  pude sentirme como en casa en un lugar llenito de colinas, entre azulejos y nostalgia, con el lenguaje más dulce y la gente más amable,  en Lisboa.  Y como cereza en el pastel: conocí Xilitla. Que fue como conocer un lugar, en otro tiempo y otro mundo.

A pesar de que me  encerré  y deje sólo una ventana  muy pequeña para los que quisieran asomarse, hubieron quienes lograron hacerlo. Fueron un faro para mí y sus muestras de amor me hacen sentir humilde y afortunada. El héroe de mi año fue S, que se convirtió en curandero, compita, psicólogo, guía de turistas y entrenador de kung-fu conmigo. Y que nunca paró de hacerme reír incluso cuando eso no parecía una opción.

Sigo pensando que si llego a vieja y para ese entonces los blogs y bitácoras siguen existiendo, alguna vez volveré a hacer scroll en este preciso texto y recordaré este año así, como lo escribo ahora. So,  lo que quiero que sobreviva como recuerdo de este 2014, es que fue el año en que aprendí a amar los claroscuros (con toditas sus cinco zonas)  y su presencia en mi vida. Aprendí a no tenerle tanto miedo a mi oscuridad y estrujar toda la luz posible mientras la tuviera conmigo. Y comprendí algo básico para lo que sigue de mi existencia: que ninguna de las dos es absoluta.

Así que agradezco al 2014 sus maltratos y caricias. Unos no se hubieran sentido tan intensos, ni tan paracaídas-abierto-en-el-justo-momento los otros, de no haber estado acompañados. Reí mucho y lloré otro poco, y aprendí tantode este 2014, que considero ha sido uno de los mejores de mi vida.

Y ya está el 2015 aquí, y ya he llorado y reído mucho en lo que va de sus días. Así que lo tomo como un buen pronóstico para este año, que recibo con sonrisa-que-muestra-dientes  y las ventanas abiertas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s